El capitán Ontañón y el convento mercedario de Algeciras

59
Vista aérea del convento mercedario de Algeciras (García Peña: 1996, 121).

El Instituto de Estudios Campogibraltareños (IECG) nos acerca este fin de semana, a través del artículo Los Ontañón, el convento mercedario de Algeciras y el convento capuchino de Casares, publicado en la revista Almoraima número 53, a la influyente figura del capitán Ontañón, que tiene en Algeciras dos calles relacionadas con su nombre.

Andrés Bolufer Vicioso es el autor de este artículo en el que se divulga la vida y obra del capitán Ontañón y su importante legado fundando un convento mercedario en Algeciras, la primera institución en el lugar dedicada a la enseñanza.

“En la Algeciras del siglo XVIII hubo un personaje destacado, el capitán Ontañón. El acaudalado y desprendido capitán fundó un convento mercedario que, además de cumplir con su misión de rescatar a cautivos cristianos, fue la primera institución en la nueva ciudad dedicada a la enseñanza. A su muerte sus hijos entablaron un pleito contra Melchor Lozano de Guzmán y Francisco Sánchez Zarco, sus albaceas, a cuenta de la administración de los caudales que debían recibir. Francisco Sánchez Zarco, con parte del capital que dejara al final de sus días el afamado capitán, llevó a Casares 22.400 pesos para fundar un convento capuchino, diciendo que era deseo del capitán Ontañón. Este pleito lo podemos reconstruir gracias a los documentos conservados en el Archivo Histórico Provincial de Cádiz (AHPCA), Archivo de Protocolos Notariales de Algeciras (AHPNA), y Archivo de la Real Chancillería de Granada (ARCHGR)”, inicia Bolufer Vicioso en su artículo.

Lee el artículo completo en: Andrés Bolufer Vicioso (2020). “Los Ontañón, el convento mercedario de Algeciras y el convento capuchino de Casares”. Almoraima. Revista de Estudios Campogibraltareños (53), noviembre 2020. Algeciras: Instituto de Estudios Campogibraltareños, pp. 33-46