La Junta abre el plazo para la solicitud de subvenciones de rehabilitación de viviendas

La convocatoria se dirige a las comunidades de propietarios de edificios de viviendas y se dirigen especialmente a mejorar la accesibilidad

169
Trabajador en Algeciras.

La Junta de Andalucía acaba el plazo de las tres convocatorias de subvenciones para la rehabilitación de viviendas y edificios. El programa de ayudas para la rehabilitación de edificios es la que ostenta mayor cuantía, con 17 millones de euros, casi cinco millones más que la convocatoria de 2019 debido a la demanda existente. Esta convocatoria va dirigida a las comunidades de propietarios de edificios de viviendas y se dirigen especialmente a mejorar la accesibilidad, aunque también hay una línea específica mejora de la eficiencia energética y sostenibilidad.

 Los propietarios y comunidades de vecinos cuentan con dos meses de plazo para solicitar estas ayudas, que forman parte del nuevo plan de vivienda Plan Vive en Andalucía 2020-2030. Las ayudas para la rehabilitación de viviendas en Andalucía están destinadas por ejemplo a la instalación de ascensores, reforma de baños para personas mayores o con discapacidad y cambio de ventanas para el ahorro energético.

En el caso de la rehabilitación de viviendas privadas se repartirán diez millones de euros en ayudas. Estas ayudas consistirán en obras para la conservación y la mejora de la accesibilidad de las viviendas, así como mejoras de eficiencia energética y sostenibilidad. Se calcula que se financiarán actuaciones sobre 1.400 viviendas con una subvención media por vivienda de 7.140 euros.

Tanto en la rehabilitación de edificios como en la de viviendas, los solicitantes podrán ser beneficiarios de una subvención equivalente al 40% del presupuesto protegible de la actuación. Para ello, tendrán que tener unos ingresos inferiores a 5,5 veces el IPREM. La cuantía subvencionada se podría elevar al 75% del presupuesto en las viviendas con ingresos familiares inferiores a tres veces el IPREM o donde resida en la misma una persona con discapacidad o mayor de 65 años y se acometan actuaciones para la mejora de la accesibilidad.

El programa de Adecuación Funcional Básica dispondrá de tres millones de euros para contribuir a la financiación de obras y, en algunos casos, las asistencias técnicas para mejorar la seguridad y la adecuación funcional de las viviendas habituales a las necesidades de personas mayores de 65 o personas con discapacidad que tengan reconocido al menos un 40% de discapacidad y movilidad reducida. Las personas beneficiarias deben tener ingresos familiares no superiores a 2,5 veces el IPREM.

Entre las actuaciones que se pueden acometer se encuentran la supresión de barreras arquitectónicas, la adecuación del ancho de puertas, la mejora de la seguridad de la instalación eléctrica o de gas, la instalación de suelo antideslizante y de asideros en los baños, así como la sustitución de bañeras por platos de ducha y la colocación de pasamanos en pasillos.

El programa de Adecuación Funcional Básica recoge una subvención que cubre el 70% del presupuesto de la obra, siendo el importe máximo de las ayudas concedidas de 2.000 euros, importe que podrá verse incrementado hasta 600 euros en caso de que fuesen preceptivos gastos en concepto de asistencia técnica.

El importe definitivo de la subvención se liquidará aplicando al coste de la actividad efectivamente realizada y conforme a la justificación presentada. Teniendo en cuenta el coste estimado de las actuaciones a subvencionar, se estima que se financiarán actuaciones sobre 2.100 viviendas con una subvención media estimada por vivienda de 1.400 euros.

Las tres convocatorias están financiadas con fondos del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 y fondos propios de la Consejería de Fomento. Además, se enmarcan dentro del Plan Vive en Andalucía 2020-2030, un plan que marca las líneas estratégicas en materia de vivienda en la comunidad autonómica y que se centran en facilitar el acceso de los jóvenes, mayores de 65 y colectivos vulnerables a una vivienda a precio asequible, adecuar las viviendas a las nuevas necesidades, medioambientales, funcionales y familiares, lograr una mejor convivencia en pueblos y ciudades y, por último, dinamizar la economía y el empleo en el sector de la construcción.