El golf, un deporte que engancha

105
Un jugador en los campos de Alcaidesa Golf. Foto: Nacho Márquez.

Hoy nos trasladamos a los campos de golf de Alcaidesa para que José Luis Gil, profesor de golf, nos adentre en el mundo de este deporte. “Los alumnos que llegan aquí vienen con la idea de que no le van a dar a la bola nunca, o con la intención de darle muy fuerte. Por eso, al principio les damos nociones acerca de qué habilidades requiere un deporte como el golf. Cuando les explicas que es una modalidad deportiva que exige atención y concentración, y ya con ello conseguirá darle a la bola, se quedan más tranquilos”, comenta el profesor cuando sus alumnos llegan al campo de prácticas de Alcaidesa.

El golf, cuenta el instructor, es un deporte que necesita de precisión y coordinación. Si se consigue eso, lo demás viene rodado. “Es un juego que al principio choca un poco por la forma en que se juega y como tienes que colocar el cuerpo, pero una vez que los alumnos se adentran en él se enganchan y lo que quieren es avanzar”, explica José Luis Gil.

Muchos de los principiantes que acuden a la escuela de Alcaidesa Golf son personas que viven cerca del campo, que han adquirido una vivienda en los alrededores, y que buscan un lugar donde relajarse y desconectar del trabajo. “En un mes, con mis clases, y con las veces que ellos acuden por su cuentan, empiezan a disfrutar del juego. No necesita de una condición física especial cuando estás en un nivel de principiante, pero si avanzas debes tener capacidad para andar seis o siete kilómetros en una jornada de golf”, añade el profesor, convencido de que es un deporte en auge a tenor del número, creciente, de alumnos que acuden a Alcaidesa para aprender a practicarlo.