Arcgisa garantiza la potabilidad del agua ante la posible aparición de coloración

82

Arcgisa garantiza a los ciudadanos a los que presta servicio la potabilidad del agua suministrada ante la aparición de posibles episodios de coloración, que se deben a elevados niveles de hierro y magneso. La presencia de altos contenidos de dichos elementos, asegura la empresa, “no representa riesgo alguno para la salud”.

Tal y como ha ocurrido en anteriores ocasiones y como consecuencia de la situación de falta de precipitaciones, los embalses de Guadarranque y Charco Redondo se encuentran en niveles muy inferiores a los normales en estas fechas, hecho que lleva consigo que las Estaciones de Tratamiento de aguas potables (ETAP) de Cañuelo y Arenillas, gestionadas por Arcgisa, reciban en estos momentos agua de las tomas inferiores de los mencionados pantanos. Por ello, el agua bruta de entrada en las ETAP, que proviene de ambos pantanos, es en estos momentos de una calidad inferior a la habitual, especialmente por el alto contenido en hierro (Fe) y manganeso (Mn).

Normalmente, la concentración de Mn, es del 20 microgramos/litro, si bien actualmente estos niveles están alrededor de 1.300 microgramos/litro. Dicha circunstancia hace que la salida del agua tratada mantenga niveles superiores a los normales de manganeso. Aunque esta situación no afecta a la potabilidad del agua, es decir a sus condiciones de salubridad, encontrándose dentro de los límites establecidos por la norma, sí que afecta a su coloración, razón por la cual Arcgisa ha querido informar a la ciudadanía de tal circunstancia, haciendo especial reseña a la garantía de potabilidad del agua domiciliaria suministrada, evitando cualquier situación de alarma e incertidumbre al respecto entre la población.

Así mismo, Arcgisa asegura que realiza un exhaustivo control del agua suministrada en sus municipios con estricta sujeción a la legalidad y dicho control es además validado y fiscalizado por la Delegación de Salud de la Junta de Andalucía, que es el órgano competente para determinar la potabilidad del agua, concluyendo que el agua que se abastece a la comarca “es y ha sido en todo momento apta para el consumo humano”.