El cierre de la central térmica supondrá la pérdida de 1,7 millones en ingresos corrientes

220
Vista área del área industrial del Campo de Gibraltar.

El alcalde, Miguel Alconchel, ha hablado hoy del inicio de los trámites para el cierre de la Central Térmica de Los Barrios y ha señalado que el municipio perderá 1,7 millones en ingresos corrientes con el cierre y desmantelamiento de este cese programado de las centrales térmicas en todo el territorio nacional.

Una pérdida de ingresos que intentarán compensar con las distintas alternativas que puedan barajarse en los próximos dos años, período en el que se estima que el proceso de cierre culmine una vez sea autorizado por el Ministerio de Transición Ecológica.

Una de estas posibilidades de recuperar inversión podría llegar de la mano del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que incluiría una enajenación del suelo actual para que pueda ser utilizado por otras empresas interesadas.

“El cierre no es inminente, y tenemos dos años por delante para buscar opciones”, ha señalado Alconchel, quien ha recordado que la central lleva un año y tres meses sin producir un megavatio; además de pedir al Gobierno una mayor y más activa participación de las administraciones locales afectadas por el proceso de descarbonización.

“Buena noticia para la salud ambiental”

Agaden-EA, Verdemar-EA, Ecologistas en Acción-Cádiz y Greenpeace han calificado de buena noticia para la salud ambiental de la comarca el cierre de la central térmica de Viesgo.

“El anuncio del cierre de la Central Térmica de carbón de Los Barrios supone el abandono de un modelo de producción energética insostenible y muy contaminante, la cual genera muchos más problemas que beneficios. Este cierre ha sido desde hace años una demanda de las organizaciones ecologistas y entidades en pro del medio ambiente, al ser consciente de la afección que este tipo de instalaciones tiene en la salud de nuestra comarca y de Andalucía en general”, han señalado en un comunicado conjunto las diferentes asociaciones ecologistas.

Los ecologistas señalan que desde el inicio de sus actividades, en 1985, la central ha estado quemando este material, “produciendo una contaminación que hemos estado soportado la ciudadanía y la naturaleza del entorno”. “Un carbón muy contaminante proveniente de Sudáfrica y Colombia, cuya extracción y transporte por miles de kilómetros ya supone por sí una fuente de contaminación muy elevada”, han añadido.

Las asociaciones han señalado que el cierre de la central es una buena oportunidad para trabajar por el reemplazo de este tipo de generación energética por otras energías limpias y renovables, más acordes al territorio y respetuosas con el entorno; a la vez que abogan por una mayor eficiencia y ahorro energético en todas las áreas de actividad, ya sean domésticas, de servicios o industriales.

“El cierre de la central térmica de Los Barrios es una gran oportunidad para la tan necesaria e inaplazable transición ecológica justa así como para poner en marcha actuaciones respetuosas con el medio ambiente y generadoras de empleo limpio y de calidad”, añade en el comunicado.

En su opinión, debe producirse una reutilización de los terrenos portuarios donde se ubica la actual central, no permitiendo la ubicación de nuevas actividades contaminantes ni peligrosas. De forma paralela estas entidades apuestan por que se inicie el estudio de fórmulas que permitan la recuperación paulatina del perfil y dinámicas originales del litoral de la zona.