Una empresa de Estepona diseña mascarillas invisibles para recuperar el trato humano

116

La nueva normalidad no tiene por qué ser incompatible con la sonrisa. La empresa de Estepona Maskall acaba de sacar al mercado un nuevo modelo de mascarillas invisibles que permite prevenir contagios al mismo tiempo que facilita una relación más humana entre las personas. 

Se trata de mascarillas profesionales, cien por cien seguras y reutilizables, dirigidas a aquellos sectores en contacto directo con el público como restaurantes, colegios, hoteles o supermercados. Su material transparente se ajusta fácilmente a la cara para cubrir nariz y boca sin necesidad de ocultarlas, permitiendo así un contacto más cómodo y amable con el cliente. Además, son especialmente útiles para la comunidad de personas sordas y mudas que necesitan leer los labios y utilizar expresiones faciales para comunicarse.

Las mascarillas Maskall están fabricadas en España con material de alta calidad y propiedades antibacterianas. Son de fácil montaje, compatibles con el uso de gafas y resultan perfectas para resolver problemas cotidianos como el desbloqueo facial de dispositivos móviles.

El uso de mascarilla se ha incorporado a nuestras vidas, tanto en la vía pública, como en transportes y recintos cerrados, y seguramente continuará durante una larga temporada. “Por eso es tan importante buscar soluciones creativas que nos permitan preservar la salud, pero también nos ayuden a reconocernos y a comunicarnos de la manera más natural posible”, señalan desde esta empresa de Estepona. En este sentido, las mascarillas Maskall proponen “una nueva forma de sentirnos seguros sin perder nuestra expresividad, sin olvidar quiénes somos, sin barreras. Una nueva forma de acortar, en la medida de lo posible, las distancias que nos impone esta nueva realidad”, destaca la compañía.