Javier Chicano: “Los barreños podemos estar orgullosos del gran paraje natural que tenemos”

436
Javier Chicano, en el montaje de una de las cámaras.

Apasionado de la naturaleza desde que tiene uso de razón, Javier Gómez Chicano es un vecino de Palmones que lleva diez años trabajando como técnico de la estación biológica de Doñana. Capataz forestal por la escuela de San Juan del Puerto de Huelva, en estos momentos desarrolla un proyecto de monitoreo de mamíferos carnívoros mediante la técnica del foto trampeo, impulsado por el Instituto de Estudios Campo gibraltareños y la Sociedad Gaditana de Historia Natural.

“En Doñana trabajo con rapaces, pero desde muy pequeño siempre me han gustado los mamíferos carnívoros. Hace quince años ya trabajé con Eduardo Briones y Andrés Muñoz en un proyecto de monitoreo de carnívoros en los montes públicos del término municipal. Ahora mismo lo estamos repitiendo pero en todo el Parque de Los Alcornocales”, explica.

El trabajo de Chicano es colocar, mediante GPS y buscando un paso habitual de fauna, cada una de estas cámaras de foto trampeo con una distancia de kilómetro y medio entre una y otra. “Cada quince días descargo las tarjetas y a los treinta quitamos la cámara y la colocamos en otro lugar. A veces me llego a encontrar 500 fotos o 2.000 fotos. Luego las estudiamos y las clasificamos”. En estos momentos cuentan con más de cien mil fotografías.

Uno de los objetivos de este proyecto es elaborar un registro completo, que no existe en la actualidad, sobre qué especies de carnívoros habitan en Los Alcornocales, determinar su distribución y densidad. “Ahora mismo solo trabajamos en los montes públicos, pero estamos abiertos a colaborar con las fincas particulares que lo deseen”, apunta.

Las primeras conclusiones de este estudio, que se prolonga durante un año y esperan que esté concluido en el año próximo, señalan que la densidad de carnívoros en los montes públicos muestreados está “bien representada”, identificando por el momento a siete especies: zorro, comadreja, garduña, tejón, jineta, meloncillo y nutria, que suponen el 46,6% de las presentes en España, en solo 330 kilómetros cuadrados del término municipal. Todavía faltan algunas, grandes incógnitas en la provincia desde hace tiempo, como son el turón y el gato montés. Javier y su equipo colaboran además con otros proyectos del mismo tipo en la estación ambiental Madrevieja y en los montes de Jerez.

“por el momento se han identificado a siete especies de carnívoros: zorro, comadreja, garduña, tejón, jineta, meloncillo y nutria”

“También estamos dando charlas por los institutos de la zona para que los jóvenes conozcan qué especies de carnívoros tenemos y cuáles están ya ausentes, como el lobo y el oso. Esto a los alumnos les sorprende siempre mucho”, añade.

MOULTRIE DIGITAL GAME CAMERA

Para mantener este proyecto de investigación en marcha se necesitan muchas horas de trabajo, esfuerzo y dedicación personal. La mayor parte de la financiación sale de sus propios bolsillos. A pesar de este importante esfuerzo, lo que más reconforta es “hacer algo que todavía no ha hecho nadie y poder enseñarlo al resto de la ciudadanía”, como en las Jornadas que bianualmente celebra en la comarca el Instituto de Estudios Campo gibraltareño.

“Lo que más reconforta es hacer algo que todavía no ha hecho nadie y poder enseñarlo al resto de la ciudadanía”

Javier no duda en poner en valor la riqueza y diversidad de especies del Parque de Los Alcornocales. “Aunque no lo apreciemos a simple vista, sí podemos hacerlo con este tipo de proyectos”. Considera que “el monte del alcornocal se está cerrando mucho, lo estamos abandonado. Tenemos que volver a trabajar más el campo y reintroducir algunas especies. Los barreños podemos estar orgullos del gran paraje natural que tenemos, pero hay que cuidarlo y conservarlo”.