Javi Mariscal: “Me gusta ir a las bodas a dejarme sorprender. Hay mucha gente dispuesta a emocionarse”

952
Foto: Javi Mariscal

La formación periodística de Javi Mariscal le ha llevado, en cierta medida, al concepto de fotografía documental que abandera hoy, más de una década después, como fotógrafo de boda.  Estética y narrativa. El valor de las imágenes para convertirlas en recuerdos.

Estos son los objetivos que el fotógrafo se marca en cada uno de sus trabajos. “Me gusta acompañar a las parejas y a sus familias para mirar. Transformar un número de imágenes en algo más elaborado, en libros editoriales”, nos explica Javi, quien coloca, por encima de cualquier otra cosa, el valor del álbum de fotos que va pasando de generación en generación. 

“Intento transmitir a los novios que su historia estará con ellos siempre y eso será posible gracias al álbum porque, cada día que pase, ganará en importancia. Ese momento ya no estará tan presente, pero el álbum seguirá con ellos y les llevará de nuevo allí cada vez que quieran”, nos cuenta el fotógrafo, para quien la sencillez es la guía fundamental en cada una de sus bodas.

 “Voy a dejarme sorprender como persona. Hay mucha gente dispuesta a emocionarse y creo que mi educación y mi empatía me permiten conectar bien con la gente y ser capaz de entender cómo se relacionan entre ellos y con sus invitados. Hay que tener paciencia, las mejores fotos suceden cuando nos hacemos invisibles. Y no hay que inventar una luz. Ya pasan muchas cosas para hacer fotos bonitas”, añade Mariscal.