El presidente de la Unión cree que la temporada podrá jugarse completa

50
Álvaro Moya habla a sus socios.
arcgisa


El presidente de la UD Los Barrios, Álvaro Moya, confía en que la temporada podrá jugar completa aunque calcula que la competición se retomará a principios de junio. El mandatario cree que eso implicará que la temporada regular finalice a mediado de julio, que será cuando comiencen la fases de ascenso y que el inicio de la temporada 2020/21 se podría retrasar a finales de noviembre.

Sobre la plantilla, Moya dice que los jugadores «sobrellevan» la actual situación de confinamiento por el coronavirus. «Están tratando de mantenerse en forma como pueden, controlados por el preparador físico, haciendo una tabla diaria de ejercicios, no queda otra que tratar de por lo menos no coger peso para llegar al inicio de la minipretemporada que se hará en las mejores condiciones posibles para competir al máximo las 8 jornadas que restan», declara.

El mandatario barreño asegura que aunque las competiciones están paradas por la crisis sanitaria del coronavirus COVID-19, la junta directiva se encuentra «teletrabajando en contacto con la RFEF y Proliga, así como con los demás clubes de la competición para buscar soluciones». La actual situación, declara, supone un perjuicio para la economía de la entidad. «En esta situación de incertidumbre es imposible tener ingresos», apunta Moya.

Para el futuro, el presidente de la Unión cree que el club se juega mucho en lo que resta de temporada «no solo en lo deportivo, sino también en lo institucional, en la supervivencia de la entidad». «Estar en Tercera nacional nos posibilita unas ayudas económicas que no las tenemos en una categoría inferior. Además de lo que supone en repercusión social, en patrocinios, en abonados…», dice Moya, que confía en la permanencia de su equipo.

Sobre la conversión en sociedad anónima deportiva, el presidente declara: «Estamos haciendo todo lo posible, el problema es la deuda que mantenemos con la Agencia Tributaria y con los acreedores de la entidad, que somos varios directivos que hemos evitado desde 2010 que este club no desaparezca, haciendo frente a innumerables pagos con el sindicato de jugadores AFE con respecto a deudas de la temporada 2006 hasta la 2010 en la que entramos- Estamos buscando fórmulas para reducir el pasivo y poder iniciar el proceso de conversión, que será en breve».